El entrenador de la selección argentina se quedó con el galardón de la FIFA a mejor entrenador. “No miramos la edad, miramos los méritos. Podemos equivocarnos y que la gente en algunos casos piense que uno es mejor que otro, pero nosotros vamos a los méritos”, aclaró sobre las próximas convocatorias.

(Desde París, Francia) Un contento pero medido Lionel Scaloni abordó todos los temas después de haber alzado la estatuilla a mejor entrenador del año en la gala de los The Best en París: el disfrute actual por el título, si llegan Messi y Di María al Mundial siguiente, los dos amistosos de festejo en la Argentina y la debilidad de los rivales invitados, y cómo serán las próximas convocatorias a partir de la llegada de una nueva generación de futbolistas mientras Alejandro Garnacho (18 años) se destaca en Manchester United.

— Pasaste por todas las etapas, desde que se criticara por no haber dirigido nunca a un equipo cuando asumiste como director técnico de la Selección, hasta ser considerado el mejor entrenador del año para la FIFA…

— Estoy contento, porque al final, es el resultado de un trabajo en grupo. Más allá de que éste es un premio individual, representa mucho de lo que se hizo como grupo, como cuerpo técnico, como selección. Contento de coronarlo de esta manera pero esto ahora sigue, no se para.

— Se acaba de anunciar que renovaste el contrato con la AFA y que vas a seguir hasta 2026, aunque (Claudio) Chiqui Tapia habla de “continuidad” y no de “renovación”. ¿Vos qué pensás de esta diferencia semántica?

— Es lo mismo (sonríe), estamos en la misma línea. Estamos contentos de poder seguir y de continuar trabajando con este grupo de jugadores que nos ha dado tanto.

— Esta fue una noche argentina, además es histórica porque en los dos mundiales anteriores ganados, no existían estas galas.

— Sí, y creo que es justo por lo que se consiguió, de la manera cómo se lo consiguió, muy emotiva y lo de la gente también, que hayan ganado los hinchas argentinos otro premio. Fue completo y lo tenemos que disfrutar porque no es fácil conseguirlo y faltan cuatro años y no sé si se va a poder ganar otra vez, así que disfrutémoslo.

— Pocas veces en la historia, apenas dos (Italia 1934-38 y Brasil 1958-62), una selección fue bicampeona mundial consecutiva. Argentina quedó a las puertas en 1990. ¿Aparece algún pensamiento tuyo en el horizonte sobre este desafío? ¿Lo ves posible?

— Bueno… Es que falta tanto para eso, que ponerse a pensar ahora parece muy lejano. Todavía tenemos que disfrutar esto, que es único. Más allá de que esto sigue, hay que disfrutarlo, saborearlo, y cuando llegue el momento, competir.

— Así como en la semana previa del Mundial, por ejemplo, tuviste que tomar decisiones fuertes (que fueron bien aceptadas por los jugadores), ahora te pregunto por una nueva generación de futbolistas que va pujando por entrar en la Selección y se te va a presentar el dilema de cómo hacer para que vayan entrando. ¿Cómo vas a hacer para ir convocando y que jueguen los que van apareciendo, sumados a los que se quedaron afuera del Mundial, por muy poco o por lesión?

— Como lo venimos haciendo: por mérito. Todo es mérito. No miramos el carnet, no miramos la edad, miramos los méritos. Podemos equivocarnos y que la gente en algunos casos piense que uno es mejor que otro, pero nosotros vamos a los méritos y si tiene 17 años y es muy bueno y creemos que tiene que estar, estará. Y si tiene treinta y pico y pensamos que tiene que estar, también estará. Nosotros ahí la verdad es que lo tenemos bastante fácil para poder decidir y es una selección que tiene grandes jugadores entre los posibles convocados.

— ¿Llegan al próximo Mundial Leo Messi y Ángel Di María? ¿Hoy cómo lo ves? Porque parece una proyección lejana pero no es tanto el tiempo que falta para el próximo Mundial.

— ¿Te parece? Acaba de terminar uno (risas)

— No, pero pensá que para el Mundial anterior hubo cuatro años y medio de receso, y para éste había tres y medio, y ahora faltan tres años y tres meses ya…

— Sí, es más corto, es verdad. Pero hay una Copa América por delante, faltan otras cosas, pero lógicamente, los llevaremos de la manera que los tenemos que llevar para que puedan llegar, pero todo a su tiempo, falta una clasificación que es terrible, y esperemos que todo vaya bien.

Scaloni, sobre las citaciones que se avecinan: "No miramos el carnet, no miramos la edad, miramos los méritos" (Foto: Reuters/Sarah Meyssonnier)

— ¿A Messi cómo lo ves? Llegaría con 39 años…

— Dependerá mucho de cómo esté, del ánimo. Es un jugador que tiene su pasión por el fútbol y al final, es feliz dentro de una cancha, y mientras sea feliz, que juegue. Tiene hambre, tiene ganas de ganar. Y en eso, es único.

— Ahora vienen otras emociones fuertes, como las de jugar los dos partidos ante el público argentino. ¿Imaginabas estos rivales? ¿Te parece que son rivales que correspondan para una selección con la tradición de la argentina y siendo reciente campeona del mundo?

— Desde hace tres años que no tenemos rivales, por la Nations League de la UEFA y por todo esto que se da, la verdad es que tenemos que andar buscando rivales que estén libres y lamentablemente es como ha estado dando el calendario y estos partidos, como se dio la situación después del Mundial. Bienvenido sea que la gente nos pueda ver jugar en nuestro país. De lo contrario, nos teníamos que haber ido bastante lejos y no hubiera sido bueno.

— Con el panorama que contás, ¿te gustaría que la selección argentina se incorporara a una futura Nations League mundial o a la europea como se habló en algún momento como invitada junto a Brasil?

— No, no tengo ni idea. A los sudamericanos jugando la Nations League europea, no los veo, a no ser una invitación, pero no sé lo que pasará, sinceramente.

— El otro día tuviste elogios muy fuertes de Ricardo Gareca, que está por ser el director técnico de la selección ecuatoriana, y dijo que se sentía representado por el juego de la selección argentina en el Mundial y que hubo una reivindicación del estilo del futbolista argentino.

— Sí, coincido con lo que dijo en una entrevista que no sé si era de un medio gráfico o una radio, especialmente lo que dijo de los chicos jóvenes, de no olvidarse de la nuestra, de la sudamericana, de jugar a la pelota, que ya cuando lleguen a grandes les enseñarán de táctica, de estrategia. Me parece perfecto lo que él dice, y creer en el fútbol sudamericano. Después se van a Europa y no es que se hacen mejores o peores. Vienen a Europa y terminan de consolidarse porque se van muy jóvenes pero se hacen allá, y esa es la realidad.

— Conseguiste terminar con la grieta, algo poco común en la Argentina.

— No, no, la grieta siempre va a estar. Es un país futbolero. Siempre va a haber discusiones, pero cuando las críticas son constructivas, son bien recibidas.

Fuente: Sergio Levinsky para Infobae.

Comparte este Articulo en las Redes Sociales...Share on whatsapp
Whatsapp
Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
Linkedin
Share on email
Email
Abrir Whatsapp
1
Comunícate de forma directa con nuestra producción...